Rusia 2018, el Mundial de las nuevas oportunidades

El futbol no siempre es injusto, menos cuando se hablan de los cupos para el Mundial. Para Rusia 2018 hay varias sorpresas listas por ser confirmadas.


Por: Roberto González | @R_Gonzalez8

El Mundial es uno de esos sueños que todo amante del balompié tiene en su cabeza, rondando del tingo al tango por sus pensamientos con el anhelo de estar en ella de cualquier manera posible y manteniendo una constante y ferviente ilusión que persiste más que -válgase el ejemplo- relaciones afectivas como el noviazgo, llegando a ser en algunos casos menos intensas que la pasión que se siente por el mundo de la pelota.

Y no hay que malentender esta idea, porque el amor existe en ambos casos, pero nadie como el futbol y, concretamente la justa veraniega -entendiéndola en su totalidad desde el primer partido clasificatorio para la misma de cada selección nacional- para darnos todos nuevas oportunidades de ver sucesos y gestas que van delimitando la postal de lo que será la siguiente, la siguiente de esa y así sucesivamente. En ningún otro lado podríamos dilucidar algo como esto.

Pero, ¿por qué no pensar que las nuevas oportunidades no siempre son pan con lo mismo? De verdad, hay que dejarse sorprender un poquito más por los relatos que el futbol sigue contando todos los días. Si bien es cierto que la historia la moldean quienes vencen, la toma y el aprovechamiento de las chances que uno tenga son, y serán siempre, factores decisivos para ganar y llegar a nuevos lugares, crecer el bagaje de los viajes y ver nuevos escenarios.

Hoy por hoy, selecciones como Siria -en plena guerra civil y con una crisis humanitaria de gran envergadura- Arabia Saudita (octava selección clasificada al Mundial de Rusia 2018) lo están entendiendo de maravilla, poniendo de manifiesto el espíritu de mostrar al planeta que el juego de pelota no es consecuencia ni tiene rayones del estilo de vida, ni de las creencias, ni de la organización política, mucho menos de las rupturas ni de las diferencias de cosmovisiones; más bien, el mensaje es que el futbol puede ser el punto de convergencia para el mundo.

Sin embargo, las ventanas de acción de estos sucesos formidables han sido abiertas, en cierto sentido, por aquellos vencedores y protagonistas de la escena internacional reciente que no han podido liberar sus mejores versiones en sus eliminatorias y ahora encuentran dificultadas sus clasificaciones por los fallos durante el camino. Ejemplos hay para considerar:

  • Holanda, en serios problemas tras caer 4-0 en Francia hace una semana. Su victoria en casa ante Bulgaria deja todavía algunas esperanzas para arañar el repechaje.
  • Estados Unidos, actual campeón de CONCACAF, complicó su paso por el Hexagonal Final al empatar a uno en San Pedro Sula, Honduras, dejando nada más de diferencia entre catrachos y norteamericanos que la diferencia de goles en busca de la última plaza entera para ir a tierras rusas.
  • Chile, bicampeón de América, perdió en Bolivia por la mínima y condiciona su plaza de repechaje, que pelea de lleno con Argentina a dos jornadas del final de la eliminatoria.

Quizá, tal vez, Rusia -uno de los países más conservadores en cuanto a cosmovisiones en el planeta- sea el epicentro de una de las más bellas Copas del Mundo por las novedades culturales diversas más inéditas de los últimos años. El Mundial es benefactor de sueños y de oportunidades, sí, pero no hay que perder de vista algo sumamente importante: solamente las hace dignas de quienes las exploten y las busquen hasta el último segundo.

¡Compártelo!

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest


Deja un comentario

Connect with:



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »