El dilema de Ricardo La Volpe

La lesión de Ibarra hará que Ricardo Antonio La Volpe tenga que tirar de sus suplentes o reservas para ocupar su posición. ¿Qué tan difícil lo tiene el ‘Bigotón’?


Por: Jesús Espitia

Lejos de no poder derrotar al último lugar de la tabla general que jugó 70 minutos con 10 elementos, de nunca terminar una jornada dentro de zona de Liguilla, de registrar más derrotas que triunfos, de contabilizar más goles encajados que anotados en Liga y quedar eliminados en la Copa MX, el peor acontecimiento para Ricardo Antonio La Volpe sucedió el pasado fin de semana.

Renato Ibarra sufrió durante el partido contra León una fractura de peroné en la pierna izquierda y prácticamente se despidió de toda competencia en el presente semestre. Es así como el director técnico de las Águilas perdió, tal vez, al futbolista más influyente de su equipo. La adaptación de Ibarra Mina al fútbol mexicano no fue sencilla y tampoco rápida. Ignacio Ambriz no pudo encontrarle su posición en la cancha y fue ‘El Bigotón’ quien lo habilitó como interior por derecha, posición que no desconocía pero tampoco era habitual para él, dado que sus características se apegaban más a jugar pegado a la banda, siendo un extremo certificado. Y fue en la zona medular que se hizo un fijo para el timonel argentino.

Pronto se aclimató a su nuevo rol sobre la cancha. Ofensivamente siempre representó una amenaza para las defensivas rivales. Ante un equipo ordenado y conservador, Renato rompía dicha estructura enemiga con su explosividad y desequilibrio por el flanco derecho, ya que una virtud del interno es caer a la banda para generar, encontrar profundidad y dejar espacio entre líneas. Asimismo traza buenas diagonales cuando el lateral-volante por la misma banda se incorpora al ataque y se asocia de forma adecuada con los delanteros, transformándose en una especie de mediapunta.

Su responsabilidad defensiva es significativa, puesto que América juega con un solo contención y regularmente es William Da Silva, un activo en el terreno de juego que empezó su carrera profesional como extremo y ha ido retrasando su posición hasta ser actualmente el mediocampista defensivo azulcrema. Dicho lo anterior aunado a la salida de Rubens Sambueza, su injerencia aumentó en cuanto a la recuperación del balón, apoyos y recorridos, dado que Oribe Peralta, Cecilio Domínguez y Michael Arroyo aparecen del lado izquierdo y se ocupan más por ofender que por contener, sobre todo los extranjeros.

Ibarra pasó a ser el soporte o escolta de Da Silva al momento de arrebatar pelotas en la mitad del campo; también su presencia es fundamental cuando América ejerce presión alta por su intensidad y dinamismo. Es un futbolista con buen cardio y sacrificio, permitiéndole auxiliar, incluso, al lateral en cuestión. Sin duda un jugador obrero.

Por ello, con Renato Ibarra inhabilitado me atrevo a asegurar que las aspiraciones del América se reducen considerablemente. La Volpe ha sido víctima de un plantel mal diseñado, ha buscado variantes pero sin obtener resultados placenteros. Agotó sus opciones en ataque. Tuvo que echar mano de un adolescente para buscar algo “diferente” en el último tercio del rectángulo verde. Inclusive, el pampero manifestó, una vez más, su aflicción por no haber podido contratar a un par de volantes. Y en estos escenarios florece lo limitada que es en cantidad y calidad la plantilla emplumada.

¿Quién para suplir a Renato Ibarra?

De momento, quien se perfila para reemplazar al ecuatoriano es Darwin Quintero. Fue la alternativa de Ricardo Antonio en León y arrancó frente a Tijuana pero su relevancia en la partida fue insuficiente, por no decir nula. Mucho tiene que ver que ‘El Científico del Gol’ juega más por el centro, específicamente atrás del definidor como segundo delantero y recargado a un ala rebajas su detonación. Ocupa de un socio y por el flanco derecho se encuentra muy aislado. Su experiencia y movilidad lo ponen adelante sobre sus compañeros en la disputa por un sitio en la oncena estelar.

Recuperar, detener y/o apoyar defensivamente no están en los genes del cafetero. Pasa lo mismo con Carlos Rosel y Manuel Pérez, un par de opciones más que La Volpe seguro contempla. El primero únicamente ha mostrado chispazos frente a rivales y en atmósferas de poca envergadura; además, su estilo es similar al de Michael Arroyo, solo juego ofensivo y cero sacrificio. Por su parte, Manuel Pérez ha pasado de noche en la Liga MX. Desembarcó en Coapa tras sostener dos encuentros en Primera División, un duelo en Pachuca y otro con Pumas. En divisiones inferiores se desempeñaba como delantero centro pero La Volpe lo ha colocado como mediapunta derecha, aunque dejándolo un poco suelto debido a que América suele jugar solamente con un punta y es quien más acompaña a la referencia de área.

Cristhian Paredes es otra carta que podría ocupar el táctico americanista para solventar la baja de Ibarra. Si bien el paraguayo no tiene el desborde ni el vértigo que regala Ibarra, sus atributos le darían más formalidad a la medular, defensivamente hablando. En realidad, el seleccionado guaraníe Sub-20 es un volante mixto (box-to-box), su aporte ofensivo lo veríamos por el centro, haciendo gala del “factor sorpresa”, relacionándose con el finalizador, tal como se viera en el juego de Copa MX ante Santos Laguna con Oribe Peralta, un delantero que cumple de forma extraordinaria la función de “poste”.

Enviar a Cecilio Domínguez u Oribe Peralta por derecha o alterar su formación a un 5-2-3 con dos pivotes -tomando en cuenta que tendría cuatro elecciones: Da Silva, Guerrero, Paredes, Güémez-, tres atacantes y que la incursión por los carriles recaiga en Miguel Samudio y Paul Aguilar (cuando esté disponible) serían otras disyuntivas para el estratega águila.

¿Qué y cómo ajustará Ricardo Antonio ahora que perdió a su hombre clave por el sector diestro? Lo sabremos en las siguientes horas.

¡Compártelo!

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest


Deja un comentario

Connect with:



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »