Entre el América y el Real Madrid; compartiendo grandeza

Por: Miguel Balderas | @mBalderas_

América y Real Madrid son dos de los equipos más emblemáticos de sus respectivos países. Guardando la debida distancia, ambos han ganado varios títulos que los consolidan como auténticos campeones.

A lo largo de la fundación de estos clubes, hasta seis jugadores se han enfundado tanto la camiseta blanca como la crema. En Talacheros te presentaremos estas historias.

Antonio López-Herranz

Con 22 años, fue promovido al primer equipo del Real Madrid bajo el mando del mítico Francisco Bru, entrenador merengue. Con esa edad, era considerado como uno de los mejores jugadores del país, sin embargo, en el equipo madridista le tocó pelearse el puesto con jugadores de la talla de Emilín y Sañudo.

Después de ser parte de la plantilla que consiguió la Copa Presidente de la República de 1936, la Guerra Civil azotó España, situación que obligó a muchos jugadores de la liga española a probar suerte en otros países; era eso o dejar el futbol. López-Herranz aceptó una oferta del América en 1937 y un año más tarde, incluso fue convocado por la Selección Mexicana para disputar los Juegos Centroamericanos y del Caribe que se jugaron en Panamá. México ganó la medalla de oro, pero el español no participó ni un minuto en el certamen.

Antonio regresó a España tan pronto terminó la guerra. En la temporada 1939/40, fue registrado con el Madrid, que era nuevamente dirigido por Paco Bru. El delantero volvió a quedar en segundo plano, pues Manuel Alday se convirtió en el referente de ataque madridista, además, Chus Alonso también le ganó el puesto. Al finalizar esa campaña, se marchó al Hércules, donde se retiró.

El madrileño quedó encantado con México, por lo que una vez retirado, volvió a suelo mexicano para vivir en la capital. Se hizo entrenador del Tricolor en 1950 y fue parte del cuerpo técnico en los mundiales de 1954 y 1958. También entrenó al León, con quienes consiguió los campeonatos de Liga de 1951/52 y 1955/56, además de la Copa de 1957/58 y el Campeón de Campeones de 1956.

Luis Regueiro

Debutó con el Real Unión en 1928 y se marchó en 1931 para fichar por el Real Madrid. En ese tiempo, ya era considerado como uno de los mejores jugadores de España, confirmándose como tal tras el Mundial de Italia 1934. Estuvo cinco años en el equipo madridista antes de que, como a López-Herranz, la Guerra Civil frenara su carrera; ganó nueve títulos.

Con la Liga parada por la guerra, Luis, junto a su hermano Pedro, se unieron a la Selección de Euskadi para hacer una gira por Europa. Tras varios meses fuera de territorio español y debido a distintos problemas que impedían que el equipo regresara a su país, decidieron marcharse al continente americano para alargar su gira. Estuvieron primero en México y después en Cuba y Argentina; después volvieron a suelo mexicano y pidieron un permiso especial a la Federación Mexicana para que esa selección pudiera jugar en la Liga del país bajo el nombre de Club Deportivo Euskadi.

Una vez terminada la guerra, los Regueiro no regresaron a España y prefirieron quedarse en México. Ambos jugaron en el Asturias, pero después de tres años, Luis fichó por el América, donde se retiró en 1943. Tres años más tarde, se hizo cargo de la dirección técnica del club.

A pesar del poco tiempo que pasó en el equipo madridista, Luis Regueiro es considerado como una de las leyendas del club blanco; falleció en la Ciudad de México en diciembre de 1995.

José Luis Borbolla

El primer mexicano en la lista. Inició jugando para el Asturias y después también jugó para el España y el Marte, equipo que lo catapultó al Viejo Continente. Isidoro Rodríguez, socio madridista que vivía en México, habló con Santiago Bernabéu sobre José Luis Borbolla; el mandamás madridista contactó al jugador mexicano para que se fuera al Real Madrid y, claramente, aceptó la propuesta.

Borbolla no fue lo que se esperaba y ante los pocos minutos que estaba condenado a tener, se marchó cedido al Deportivo La Coruña. En esa misma temporada, el Depor descendió, por lo que el mexicano regresó a la capital española.

Ante la decepción que fue su fichaje, en los diarios españoles de la época se catalogó a José Luis como un ‘caballero’, debido a que aceptó que no estuvo a la altura del reto debido a la rapidez con la que se jugaba en España a comparación de México. Posteriormente, también jugó en el Celta de Vigo antes de regresar a México para jugar con el Veracruz.

En 1949, firmó con el América y se acentuó como uno de los mejores jugadores del futbol mexicano. Fue convocado por Octavio Vial para disputar el Mundial de Brasil 1950 y se retiró un año después para ser entrenador de las Águilas por una campaña. Tras desvincularse del futbol, falleció en febrero del 2001 en la Ciudad de México.

Hugo Sánchez

‘Hugol’ no necesita presentación alguna. El ‘Pentapichichi’ lo ganó casi todo con el Real Madrid; fue madridista desde 1985 hasta 1992, después de haber pasado por el Atlético de Madrid. Ganó cinco Ligas, una Copa del Rey, una Copa UEFA y cuatro Pichichis con los merengues. Además, marcó 208 goles en 293 partidos, lo que lo convierte en uno de los mejores goleadores de la historia del equipo.

Tras su gran paso con el Madrid, llegó a la capital para jugar con los azulcremas. En una temporada, anotó 18 goles en 35 partidos y se pudo proclamar campeón de la Copa Campeón de Campeones de la CONCACAF.

Hasta la fecha, Hugo Sánchez es considerado como el mejor jugador de la historia de México, así como uno de los mejores arietes de la historia del Real Madrid.

Óscar Ruggeri

Fue campeón del mundo en México 1986 y tres años más tarde, arribó a la capital española para jugar en el Madrid después de haber jugado en el Boca Juniors, River Plate y Logroñés. Ruggeri se proclamó como titular del equipo merengue y disputó 31 partidos de Liga, donde anotó dos goles y ganó la Liga y la Supercopa de España.

Unos años después, en 1992, firmó con el América. El argentino ganó la Copa de Campeones de la CONCACAF y un año después se marchó del club americanista para jugar en el Real Jaén. En 2004 regresó a la entidad azulcrema, pero esta vez como entrenador; su paso fue un fracaso.

Iván Zamorano

El ‘Bam Bam’ ha sido el último jugador en vestir ambas camisetas. Después de confirmarse como goleador en el St. Gallen de Suiza y en el Sevilla, fichó por el Real Madrid en 1992. Estuvo cuatro años y sin duda, su mejor partido fue aquel en donde le metió un hat-trick al Barcelona en la temporada 1994/95, ganaron 5-0 ese Clásico. El chileno ganó una Copa del Rey, una Liga y una Supercopa de España.

Se fue al Inter de Milán, donde estuvo cinco años. En el 2000, después de haber ganado la Medalla de Bronce de los Juegos Olímpicos de Sidney con Chile, las Águilas no anunciaron como el fichaje bomba de la temporada.

Fue campeón de goleo y consiguió una Liga en sus tres años como americanista. 34 goles en 63 partidos son sus estadísticas con el América. En 2003 se marchó al Colo Colo, equipo donde se retiró.

Otros casos

Además de los seis futbolistas ya mencionados, hay quienes estuvieron en ambas instituciones y no precisamente como jugadores.

Sabino Barinaga, mítico jugador español, estuvo en el Real Madrid entre 1940 y 1950; 18 años más tarde, fue director técnico del América en la temporada 1968/69.

Por otro lado, el holandés Leo Beenhakker, dirigió al Real Madrid en dos etapas: 1986-1989 y 1991/92. Ganó tres Ligas, una Copa del Rey y dos Supercopas de España. También en dos etapas, dirigió al América en la 1994/95 y entre 2003 y 2004, aunque no tuvo mucho éxito.

Fotografías de edición: Realmadrid.com / Televisa Deportes / Diario Marca

¡Compártelo!

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest


Deja un comentario

Connect with:



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »